Cinturón de seguridad

Que todos usen el cinturón de seguridad.

Todos los ocupantes deben abrocharse el cinturón de seguridad, también en los asientos traseros, y los niños también.

El cinturón correctamente colocado, debe pasar por delante del hombro,

sobre la clavícula, el pecho, y por la cadera, a la altura de la pelvis,

evitando que presione la parte alta del abdomen.

Los más pequeños deben viajar en sus sillas especiales. 
 

  • Utilidad de los Cinturones de Seguridad

Es el mejor salvavidas en caso de accidente. Cuando los pasajeros viajan en el vehículo, aunque no lo sientan, están desplazándose a la misma velocidad que el mismo. Pero, en caso de una detención brusca, todo lo que no se encuentra atado dentro del auto seguirá su viaje hacia delante, como consecuencia de la ley física de la inercia y sólo se detendrá cuando choque contra algo (puede ser el tablero de instrumentos, el parabrisas, el asfalto, etc.)
Cualquiera puede haber experimentado una leve sensación de esto, en cualquier frenada algo fuerte. Así, ante una frenada brusca, la cartera o el portafolios que viajan apoyados sobre el asiento se caen al piso, o la bolsa con bebidas se vuelca.

 

 

  • ¿ Qué sucede en un choque a 50 Km/h ?

El auto se detiene abruptamente contra el obstáculo. Y los cuerpos de los ocupantes del vehículo siguen moviéndose hacia adelante a la velocidad que el auto traía hasta ese momento, impulsados por una fuerza enorme, que equivale a unas 40 veces el peso de cada persona, desplegada en la desaceleración brusca. Si no están atados, golpearán contra el tablero del automóvil y contra el parabrisas. Y los ocupantes de los asientos traseros, si los hubiere, serán impulsados, con esa misma fuerza, hacia la parte de adelante. Golpearán a los ocupantes de adelante y la parte delantera del vehículo. Eventualmente pueden ser despedidos fuera del vehículo, aumentando 6 veces las posibilidades de morir, al impactar contra el suelo o cualquier objeto rígido.

Cualquier objeto dentro del habitáculo, un teléfono celular, o cualquier objeto, por pequeño que sea, si no está sujeto, golpeará a los ocupantes y contra el parabrisas y el tablero, pudiendo provocar serias lesiones. Un matafuegos suelto o mal fijado dentro del habitáculo, puede ser un proyectil mortal en caso de accidente. Debe ubicarse al alcance del conductor, dentro del habitáculo, con un soporte seguro que impida su desprendimiento y asegure su permanencia y fijación aún en caso de colisión o vuelco, a la vez que su fácil uso; no debe ser fijado sobre los parantes del techo. Corrobore que no lleva ningún objeto suelto, punzante o pesado, que pueda lesionar a alguien en caso de frenada brusca o colisión.