Niños seguros dentro del automóvil

¿Cómo llevar a los niños en el automóvil?

Cada cual con su silla especial ¿Para qué?
Para salvarles la vida en caso de accidente. Cuando mamá, papá y el bebé viajan en el auto, aunque no lo sientan, están desplazándose a la misma velocidad que el vehículo y al unísono con él. Pero, en caso de una detención brusca, todo lo que no se encuentra atado dentro del auto seguirá su viaje hacia adelante y sólo se detendrá cuando choque contra algo (puede ser la parte delantera del coche, el parabrisas, el asfalto, etc.). Cualquiera puede haber experimentado una leve sensación de lo que estamos hablando, en cualquier frenada algo fuerte. Entonces, la cartera que viajaba apoyada sobre el asiento se cae al piso o la bolsa con bebidas se vuelca.


Pero ¿qué sucede en un choque a 50 Km/h?
El auto se frena contra el obstáculo Y los cuerpos de los ocupantes del vehículo, siguen moviéndose hacia adelante a la velocidad que el auto traía hasta ese momento, impulsados por una fuerza enorme, que equivale a 40 veces el peso de cada persona, desplegada en la desaceleración instantánea. Si no están atados, golpearán contra la parte delantera del automóvil y contra el parabrisas. Y los ocupantes de los asientos traseros, si los hubiere, serán impulsados con esa misma fuerza hacia la parte de adelante. Golpearán a los ocupantes delanteros y la parte frontal del vehículo. Más grave aún, todos pueden ser despedidos y ejectados fuera del vehículo, hacia una muerte casi segura, aumentando 6 veces las posibilidades de morir.
Por ello, es importantísimo que los niños mayores y los adultos viajen con los cinturones de seguridad ajustados y los niños más pequeños viajen sujetos en sus sillas especiales, las que se fijan al asiento con el cinturón de seguridad del vehículo y con anclajes que traen los vehículos de fábrica. A estos últimos, por estatura y estructura ósea, los cinturones de seguridad del auto solamente, no los protegen adecuadamente. Y siempre, los menores de 10 años deberán viajar , según lo marca la ley Nacional, y de la Ciudad de Buenos Aires (12 años o estatura menor de 1,20 m), en los asientos traseros y los menores de 4 años en sus sillas especiales.

Del total de 7613 muertos en accidentes de tránsito en Argentina (2014)
se estima que el 6 % son niños menores de 9 años.

Una silla para cada tamaño

Existen diferentes modelos de asientos para bebés y niños pequeños que se adaptan a su tamaño y condiciones físicas. Es muy importante elegir el modelo adecuado y colocar al niño correctamente sentado y correctamente sujetado a la silla, con los cinturones de la misma, y ésta, bien fijada al vehículo con el cinturón de seguridad del mismo.

  • Sillas infantiles Grupo 0 - Para bebes de 0 a 9 meses aprox., menos de 10 kilos. Estas sillitas deben colocarse mirando hacia atrás.

  • Sillas infantiles Grupo 0 y 0+ -  Para bebés de hasta 13 kilos. La colocación de esta sillita será siempre en sentido contrario a la marcha, y en el asiento trasero. El sistema protege al bebé a través de unos arneses dispuestos en la propia silla, que va anclada al vehículo.

  • Sillas infantiles del grupo I - Para chiquitos de 9 a 18 kilos. El niño va sujeto a la silla a través de un arnés, y ésta al vehículo, permitiendo su colocación en ambos sentidos de la marcha. Es muy importante ajustar la silla a medida que crece el niño, y evitar que los arneses queden flojos, así como la instalación con el cinturón. Este grupo puede adquirirse con anclaje Isofix. En este grupo se recomienda llevar al niño en sentido inverso a la marcha y siempre en el asiento trasero, lo que es obligatorio para la legislación argentina.

  • Sillas infantiles del grupo II – Para chicos de 15 a 25 kilos. En esta etapa los niños deben viajar en sus butacas y los mayorcitos pueden usar el cinturón del auto, pero deben sentarse sobre un elevador o almohadón (booster seat),  para que la cinta del cinturón les quede en la cadera y no en la parte alta del abdomen y la banda superior le pase por la mitad de la clavícula. El elevador con respaldo permite adaptar el recorrido del cinturón de 3 puntos a los sistemas de retención, utilizando el cinturón de seguridad del vehículo para sujetar al niño. Con este sistema el niño puede viajar en sentido de la marcha. De acuerdo a la legislación local, deben viajar en el asiento trasero si son menores de 12 años, lo cual es siempre es más seguro.

  • Sillas Infantiles del grupo III -  Para niños de 22 a 36 kilos. El asiento elevador pone al niño en posición para que pueda utilizar el cinturón de 3 puntos del vehículo con total seguridad. Se coloca en el sentido de la marcha, tanto en plazas traseras como delanteras, esto último a partir de los 12 años según la legislación argentina. Es recomendado utilizar un elevador con respaldo (grupo II) hasta que el pequeño mida 1,35 metros, si el sistema lo permite.

 

Mitos y realidades:

Si Ud. piensa:

  • Que el niño en los brazos de su mamá va más seguro, la realidad indica que:

Aún en caso de un choque a baja velocidad el adulto no puede evitar ser desplazado de su asiento, y tendrá la inevitable tendencia a abrir sus brazos para sostenerse en el lugar . Además, la fuerza que se genera en un choque a 50 Km/h equivale a la caída de un cuarto piso. ¿Cree usted que podría amortiguar su caída con los brazos?.

  • Que los chicos no soportan viajar atados

Los niños pequeños se habitúan con facilidad y viajan más confortables en sus sillas o butacas especiales, o sobre un almohadón los mayorcitos, debidamente ajustados con el cinturón de seguridad. La única condición es, en caso de viajes prolongados, hacer paradas cada 2 horas para que puedan bajar del auto y movilizarse.

  • Que los sistemas de cinturones no son cómodos

Todos los asientos actuales están diseñados para brindar el máximo confort para grandes y chicos y los asientitos brindan especiales condiciones de comodidad: tienen apoyos laterales, los niños viajan sobreelevados y pueden ver más a su alrededor, sus piernitas descansan sobre formas adaptadas, etc.

  • Que las sillitas son caras y se usan poco tiempo

Si bien es cierto que hay que hacer un gasto extra, cualquier lesión grave acarrea más gastos, y la vida de los hijos es invalorable.


Mamá embarazada

Debe protegerse a sí misma y al bebé por nacer, usando siempre el cinturón de seguridad, cuidando de colocar la cinta por la pelvis, debajo del abdomen, y la parte superior por arriba del mismo, y la mitad de la clavícula, tal como muestra la fotografía.

 

Muchos chicos mueren en accidentes de tránsito,

cerca de sus hogares,

en brazos de quienes más los quieren.

 

Dentro de los vehículos, la mejor manera de demostrar el amor que se les tiene es:

  • Nunca llevarlos en los asientos delanteros, ni en brazos del acompañante y menos aún sobre la falda del conductor.
  • Llevarlos siempre en los asientos posteriores, debidamente ajustados con el cinturón de seguridad, y si son menores de 7 años, sentados en sus sillas especiales.

 

 

Para conocer la campaña masiva de concientización de Luchemos por la Vida “Niños seguros”

 

Para ver el estudio de Luchemos por la Vida sobre los niños en el automóvil