Peatones seguros e Informe "Caminar con seguridad" de la OMS

Peatones seguros

Los problemas del tránsito y sus consecuencias más serias, de lesiones y muertes, constituyen una preocupación mundial. Resulta una de las principales causas de muerte en todo el mundo, con más de 1.200.000 víctimas fatales anuales y son, para los niños y jóvenes, la principal causa de mortalidad. En nuestro país, estos conforman más del 30% de los muertos en el tránsito. Y los peatones son las víctimas más frecuente especialmente en las áreas urbanas. Esta situación requiere ser tenida en cuenta a la hora de implementar políticas de ordenamiento urbano y también en la educación vial sistemática o formal e informal.

La importancia del problema ha motivado a la Organización de Naciones Unidas a dedicar la 2ª Semana Mundial para la Seguridad Vial, en 2013, a la seguridad de los peatones y dedica el año especialmente a la promoción de la seguridad de los peatones en todo el mundo como tema central. (Ver más adelante Informe "Caminar con Seguridad - Breve Panorama de la Seguridad Peatonal en el mundo - OMS)

Todos somos peatones, y como tales hacemos una parte del sistema del tránsito interactuando con los demás usuarios de la vía pública de manera segura o riesgosa.

Dada la importancia de este tema, Luchemos por la Vida estrenó la nueva campaña publicitaria de concientización “Peatones seguros” en radio, televisión y demás medios audiovisuales, que tiene como objetivo generar conciencia, en el peatón urbano, de su vulnerabilidad, aumentando su percepción del riesgo y recordarle conductas seguras al caminar y cruzar, proponiéndole medidas de auto-protección, tales como cruzar por las esquinas o sendas peatonales. La campaña muestra situaciones de riesgo habituales entre los peatones, como:
- cruzar por la mitad de cuadra,
- hablando por celular
- distraído, sin mirar,
y su consecuencia, materializada en atropellamientos, para luego proponer una medida central de autoprotección, cruzar por las esquinas o sendas peatonales, respetando los semáforos, ya que allí los vehículos deben darles prioridad. Con esta última frase se le recuerda a los automovilistas su obligación para con los peatones

Los medios que quieran sumarse a su difusión, pueden solicitar el material gratuito a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .

Las radios pueden descargar el archivo .mp3 en este sitio.

Ver campaña.

Es eslabón más frágil: el peatón

Definición de peatón:

PEATÓN, NA. (Del fr. piéton). Persona que transita a pie por una vía pública.

Los conductores, que son aquellos que conducen los vehículos y los pasajeros, que viajan dentro de un vehículo sin conducirlo, se transforman en peatones cuando salen de ellos y se desplazan a pie. Todas las personas son peatones en algún momento.

Los peatones son los integrantes del tránsito más vulnerables o frágiles ya que no tienen ninguna protección corporal. En un choque entre un peatón y un vehículo, aún el más liviano, es el peatón el que, con mayor probabilidad, se llevará la peor parte. el mayor daño siempre será para el cuerpo del peatón, que puede golpear fuertemente contra el vehículo y ser aplastado por las ruedas o ser despedido lejos del vehículo para caer y golpearse contra el asfalto.

Sin embargo, todos somos peatones y al serlo desde pequeños, como parte de un proceso natural de nuestro andar y movernos en el mundo, se nos olvida que convivir con la motorización creciente de nuestra sociedad representa un desafío, que no por cotidiano resulta inocuo.

Las lesiones y muertes de peatones constituyen una preocupación mundial. Los peatones constituyen un cuarto de los muertos en el tránsito. En los países subdesarrollados y en desarrollo, la mayoría de las víctimas son peatones. De hecho, en Argentina,  se estima que el 21% de las víctimas fatales son peatones, y en las zonas urbanas pueden llegar hasta el 44%. Proteger a los peatones requiere de acciones educativas y de cambios en la circulación vehicular y la planificación urbana.

Los resultados del último estudio desarrollado por la Asociación acerca del comportamiento de los peatones en la ciudad son inquietantes. Ver estudio

Aunque solemos pensar que estamos seguros y nada nos puede pasar, sin darnos cuenta nos ponemos en riesgo de sufrir lesiones y hasta morir cuando no tenemos en cuenta a los demás que hacen el tránsito junto a nosotros.

Cruzar o caminar distraídos, no respetar las señales del semáforo, jugar en la calle, cruzar por cualquier parte, caminar por la calzada, cruzar con las barreras bajas, etc. son algunos de los comportamientos de riesgo que solemos actuar sin pesar en las consecuencias.

Es importante pensar en los comportamientos destacados como riesgosos, en qué consiste el riesgo y cuál es el comportamiento seguro. Y reflexionar acerca de lo que nos motiva a arriesgarnos cada día y sobre la conveniencia de cambiar comportamientos de riesgo por otros seguros.

Educación Vial - El transito como sistema: un concepto central

Es importante abordar  la educación vial desde el concepto de tránsito como un sistema que hacemos entre todos; este será el eje temático en torno al cual girarán los diferentes contenidos de seguridad y educación vial. La educación vial del peatón puede y debe ser tratada con este enfoque ya que  tiene las siguientes ventajas:

  • Define la acción de circular en la vía pública como un acto social. La interacción e interdependencia  está en el centro de la atención. Ya no se trata solamente del niño que va a su escuela, se trata del niño que va a transitar interactuando con los demás en un espacio compartido. Para lograr su propósito de llegar a un destino debe  tener siempre en cuenta a los demás.
  • Las normas y señales que ordenan el sistema hacen posible la interacción por lo que se da significado y se revaloriza su existencia. El niño, adolescente o adulto, puede comprender la necesidad de que existan reglas y códigos de comunicación y entendimiento con los demás usuarios de la vía para poder interactuar entre sí. Surge un espontáneo  interés por conocerlas. 
  • El ser un “hacedor” del sistema hace a cada usuario “responsable” inmediato del mismo.
  • La visión participativa y social del tránsito, moviliza la reflexión y el sentido  auto-crítico, Y en los niños mayores y adolescentes, estimula la espontánea crítica al sistema y la  búsqueda de soluciones.

Ver “Caminar seguro al transitar como peatones"

Niños y adultos mayores: los más vulnerables en el tránsito

Si bien todos los peatones deben cuidarse para evitar ser atropellados, hay dos franjas de edad en las que el peligro es mayor: cuando son niños pequeños y cuando son personas mayores.

Los niños pequeños,  menores de 8 años, se encuentran en el sistema del tránsito en inferioridad de condiciones:

  • Tienen una estatura pequeña que les dificulta, en algunas situaciones, la visión del lugar. A su vez, se ven menos.  (Se puede ver con facilidad a un adulto esperando para cruzar detrás de un auto estacionado, no es así con un niño pequeño).
  • La amplitud del campo visual de los niños está reducido casi un tercio en comparación con el de los adultos.
  • Tienen dificultades para calcular distancias y velocidades de los vehículos que se mueven en la vía pública.
  • Se distraen con facilidad ante cualquier estímulo , por ej., la llamada de un amigo, una pelota que se les escapa, un perro que cruza, un libro que se les cae, etc.  -Los más pequeños no tienen conciencia del peligro.-Imitan a los mayores, sin conciencia de los riesgos que éstos asumen.

Por eso, los más chicos deben moverse en la vía pública acompañados por sus mayores y ellos deben darles el buen ejemplo moviéndose con seguridad ya que éstos los imitarán.

 

En cuanto a los adultos mayores, muchas veces tienen problemas para caminar, no ven bien y/o no oyen bien por lo que pueden no llegar a  cruzar a tiempo la calle o  no detectar vehículos que se acercan a  gran velocidad. Por esta razón, es bueno ofrecer ayuda a los ancianos para cruzar si se los ve andar con bastones o caminar muy lentamente.

Conclusiones:

 

Todos somos peatones. En algún momento decidimos ir a algún sitio andando o, como mínimo, empezamos y terminamos a pie la mayoría de nuestros desplazamientos. Las facilidades para caminar son parte integral de la habitabilidad de nuestras comunidades.

Es mucho lo que se puede hacer para facilitar los desplazamientos a pie, proporcionando instalaciones seguras, fiables y accesibles a todos los peatones.

No hay ninguna medida aislada que por sí sola permita abordar adecuadamente todos los riesgos a los que se enfrentan los peatones en diferentes entornos. Entre las más eficaces se encuentran: la limitación de la velocidad de los vehículos; la separación de los peatones del resto del tráfico por aceras y pasos de peatones; el aumento de la visibilidad de los peatones, y el comportamiento responsable de todos los usuarios de las vías de tránsito; la promulgación de leyes apropiadas en relación con esas medidas; la mejora de su observancia y los enlaces con otros medios de transporte pueden salvar vidas.  

Garantizando la seguridad de los peatones se fomentarán los desplazamientos a pie, que a su vez mejorarán la salud. Caminar es saludable: reduce el riesgo de cardiopatías, accidentes vasculares cerebrales, diabetes, cáncer, demencia, depresión y obesidad. La reducción de los desplazamientos en vehículos motorizados reducirá asimismo la contaminación atmosférica y acústica, lo cual también repercutirá positivamente en la salud. Caminando podemos estar más sanos, delgados y en forma, y este modo de locomoción podría convertirse en la opción más segura, práctica y agradable para la mayoría de los desplazamientos.

 

 

Caminar con seguridad - Breve Panorama de la seguridad peatonal en el mundo - Organización Mundial de la Salud - 2013


Introducción

Todos somos peatones: todos los días, por lo menos empezamos y concluimos casi todos nuestros desplazamientos a pie. No obstante, debido a la falta de atención a las necesidades de los peatones y la tendencia a favorecer el transporte motorizado, los peatones corren riesgo de muerte, lesión e incapacitación. Si bien no existe una medida única que nos permita abordar adecuadamente la variedad de riesgos que enfrentan los viandantes en diversos entornos, son muchos los pasos que pueden darse para mejorar la seguridad de éstos. El Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011–2020 ofrece un amplio marco para crear conciencia sobre las necesidades de los peatones y poner en práctica las medidas que existen para mejorar la seguridad peatonal. Garantizar la seguridad de quienes se desplazan a pie promoverá el caminar, lo cual redundará en beneficio de la salud y el ambiente. Entre sus muchas ventajas, el caminar no requiere de ninguna tarifa, combustible, licencia o registro. Es un componente esencial de la habitabilidad y la sostenibilidad de nuestras comunidades, por lo que debería recuperar su lugar como una opción segura, conveniente y agradable para la mayoría de nuestros desplazamientos.

¿Quiénes pierden la vida o se lesionan en la vía pública como peatones?

Anualmente se producen cerca de 1,24 millón de defunciones por el tránsito vial en todo el mundo, lo que hace de las lesiones de tránsito la octava causa principal de muerte a nivel mundial y la principal causa de muerte de jóvenes entre los 15 y los 29 años de edad. Del total de defunciones por lesiones de tránsito, más de 270.000 son peatones. Esto constituye 22% de todas las muertes en la vía pública. Los hombres, tanto niños como adultos, están sobrerrepresentados en las colisiones con los peatones. En los países de altos ingresos, los viandantes de mayor edad corren un riesgo más alto de muerte y lesión, debido, entre otras razones, a la disminución de su agudeza visual, una capacidad menor para reaccionar a tiempo, su andar más lento y su fragilidad. En los países de bajos y medianos ingresos, los peatones más jóvenes corren un riesgo mayor. Esto se debe en parte a la cantidad de niños en relación con los vehículos, su inhabilidad para determinar la velocidad de un vehículo o la distancia a la que se encuentra, la falta de atención al entorno y la ausencia de una supervisión adecuada por parte de los padres u otros adultos. Tanto los niños como los adultos con discapacidad también sufren tasas más altas de lesiones como peatones comparados con las personas que no tienen ninguna discapacidad. Además de las defunciones, millones de personas resultan lesionadas en accidentes viales mientras caminan, y algunas de ellas quedan permanentemente discapacitadas. Las grandes diferencias entre las tasas de muerte y lesiones de peatones entre los países recalcan la necesidad de comprender cabalmente el problema a nivel tanto nacional como local.

¿Cómo se distribuyen las muertes de peatones en todo el mundo?

Si hablamos de regiones de la OMS, la proporción más alta de peatones muertos en relación con otros usuarios de las vías públicas se registra en la Región de África (38%), mientras que la más baja se observa en la Región de Asia Sudoriental (12%).

 

En términos generales, los peatones tienden a representar una proporción mayor de defunciones por lesiones causadas por el tránsito en los países de bajos ingresos que en los países de medianos y altos ingresos.



Los patrones de letalidad varían considerablemente de un entorno a otro. En algunos países, la proporción de peatones muertos con relación a otros usuarios de las vías públicas es de hasta dos tercios. En la siguiente figura se destaca esta variación entre algunos países.

 

¿Dónde y cuándo ocurren las colisiones con peatones?

En términos generales, existe una gran variación entre los países en cuanto a los lugares donde se producen las colisiones con peatones. Aunque, en el caso de los países de altos ingresos, estas colisiones ocurren más a menudo en las calles de las ciudades, en los países de bajos y medianos ingresos, ocurren con mayor frecuencia en las vías principales que conectan a las ciudades con las zonas rurales.

La mayoría de las colisiones con peatones suceden cuando estos intentan cruzar la carretera, más que cuando están caminando o parados a un lado de la vía. En todo el mundo se observa un porcentaje alto de defunciones y lesiones peatonales cuando el alumbrado es insuficiente, durante el atardecer y el alba, o bien cuando es de noche.

¿Qué sucede en una colisión con un peatón?

En la mayoría de los accidentes donde un vehículo golpea a un peatón, el impacto es frontal. Para un adulto, el primer contacto ocurre generalmente entre la pierna o la rodilla y el parachoques del vehículo, seguido del muslo con el borde del capó, y la pelvis o el tórax con la parte superior del capó. Luego, la cabeza golpea el capó o el parabrisas. Los niños, por ser más pequeños, generalmente reciben el golpe a la altura de la cabeza o el cuello. Casi todas las lesiones graves se producen por el impacto directo del peatón contra el mismo vehículo, no tras su caída en la vía. La gravedad de las lesiones sufridas dependerá de la velocidad de impacto del vehículo, el tipo de vehículo, la forma y dureza de la parte delantera del vehículo y la edad y altura del peatón, así como la posición del peatón en relación al frente del vehículo.

 

En países de bajos y medianos ingresos,

84% de las vías con presencia peatonal

son rutas con velocidad máxima 

permitida de 40 km/h

sin ninguna acera o vía peatonal.

 

¿Cles son las consecuencias para los peatones heridos?

Cuando se ven envueltos en un accidente de tránsito, muchos peatones sufren lesiones y discapacidades graves. Pueden sufrir lesiones traumáticas del cerebro y la médula espinal, fracturas, sobre todo de los miembros inferiores, y laceraciones. Estas heridas a menudo requieren de una hospitalización prolongada y rehabilitaciones  extensas. Los accidentes de tránsito son una carga enorme para los sistemas de salud. Aunque no se ha hechoun cálculo a nivel mundial de las repercusiones económicas específicas de las defunciones y lesiones de peatones, se estima que, en términos generales, los accidentes de tránsito cuestan a los gobiernos entre 1% y 3% de su producto nacional bruto, aunque esta cifra bien puede llegar hasta 6%. En vista de que a menudo matan, lesionan e incapacitan el sostén de la familia, y de que los
costos de la atención son elevados, los accidentes viales pueden llevar a las víctimas y sus familias a la pobreza.

¿Cuáles son los principales riesgos para los peatones?

Existen muchos tipos distintos de usuarios de la vía pública. Los peatones, los ciclistas, los motociclistas y los conductores de vehículos privados y comerciales comparten el mismo espacio vial, para recorrer diversas distancias entre distintos lugares por razones personales, sociales y económicas. El uso que dan a las carreteras en cualquier día dado determina la mezcla y el volumen de tránsito y, en consecuencia, el nivel de exposición al riesgo de sufrir un accidente vial. La interacción entre estos usuarios de las vías públicas no debería necesariamente culminar en la muerte o lesión de alguien por accidente vial, pero a menudo ocurre, debido a la falta de medidas de seguridad vial. Son diversos los factores que aumentan la exposición de un peatón al riesgo. Dichos factores están bien documentados, lo cual revela una amplia gama de problemas, entre los que cabría destacar los siguientes:

Comportamiento de los conductores: Manejar a exceso de velocidad, conducir en estado de ebriedad, conducir de forma distraída y no respetar el derecho de paso del peatón.

Comportamiento peatonal: Caminar en estado de ebriedad, caminar distraído, el no poder ser visto en ciertas condiciones y el no respetar los signos y las señales de tránsito.

Diseño de las vías: El no priorizar las necesidades de los peatones en el diseño de las vías con la incorporación de infraestructura y servicios seguros, accesibles y completos, como aceras, cruces peatonales elevados, medianas levantadas y un alumbrado adecuado.

Planificación del uso de la tierra: Grandes distancias entre los hogares de las personas y sus lugares de trabajo, escuelas, tiendas y otros establecimientos, lo que se traduce en largos desplazamientos, a lo cual se suma la falta de medidas para velar por la seguridad de las vías y los vehículos que conectan estos lugares.

Diseño de los vehículos: La falta de uso de guardachoques y frenos de emergencia; así como, la aplicación inadecuada de normas de diseño de vehículos para los peatones.

Atención traumatológica: Sistemas deficientes que no permiten hacer llegar a los peatones heridos el tratamiento médico de urgencia que necesitan aumentando el riesgo de que se registren consecuencias más graves tras un accidente de tránsito.

El disminuir la velocidad promedio

un 5% puede dar lugar

a una reducción de 30% del

número de choques fatales.
 

¿Qué medidas pueden tomarse para proteger a los peatones?

Existen muchas medidas que pueden tomarse para proteger a los peatones en las vías. Una evaluación detallada de la seguridad vial, que incluya un componente sobre la seguridad peatonal, indicaría qué medidas deberían tener prioridad en un entorno determinado. De implementarse en todo el mundo, estas medidas podrían representar un aporte importante y duradero al objetivo de lograr unas vías más seguras para los peatones.

 

Comportamiento de los conductores:

  • Promulgar nuevas leyes y hacer cumplir las ya existentes para:
  1. reducir el exceso de velocidad: un límite de velocidad de 50 km/h o menos en las vías urbanas que permita a las autoridades locales reducir aún más estos límites donde convenga, por ejemplo, a 30 km/h en las zonas escolares;
  2. Controlar la conducción en estado de ebriedad: aplicación de un límite de concentración de alcohol en la sangre (CAS) de 0,05 g/dl o menor, e incluso más bajo para los conductores novicios, y pruebas de aliento aleatorias para todos los conductores;
  3. reducir el uso de teléfonos móviles y otras formas de distracción mientras se conduce;
  4. promover el respeto al derecho de paso de los peatones entre los conductores de vehículos, motociclistas y ciclistas.
  • Informar al público mediante campañas mediáticas acerca de las leyes y su cumplimiento y los derechos y las responsabilidades de todos los usuarios de las vías públicas.

En los Estados Unidos, las autoridades de la
ciudad de Nueva York han fijado la ambiciosa
meta de reducir el número anual de muertes
por el tránsito en un 50% para el 2030 y
salvar 1.600 vidas. Para ello, la ciudad ha
procedido a instalar señales peatonales de
cuenta regresiva en 1.500 intersecciones por
toda la ciudad; designar 75 zonas escolares
adicionales con velocidad máxima permitida
de 20 mph (32 km/h); elaborar un programa
piloto de zonas de 20 mph (32 km/h) en
vecindades; hacer cumplir las leyes sobre
exceso de velocidad a lo largo de los
principales corredores viales; y utilizar las
campañas de medios para informar al público y
lograr su participación. Según la intervención,
estas medidas han sido la razón de que hayan
disminuido las colisiones con peatones y el
número total de choques entre 25% y 51%.


Comportamiento de los peatones:

  • Promulgar y hacer cumplir las leyes sobre el consumo público de alcohol.
  • Informar a los peatones acerca de la conveniencia de usar ropa de colores claros y materiales.
  • Instar a los peatones a que cumplan con los símbolos y las señales de tránsito y la normativa vial en general a fin de promover una cultura de seguridad.

En Sudáfrica, el gobierno de la provincia de
Western Cape lleva adelante la iniciativa
“Regreso seguro a casa” que busca reducir
las muertes por el tránsito en un 50% para
el 2014. Para proteger mejor a los peatones
en zonas particularmente peligrosas, se
han aplicado medidas como pruebas CAS a
los conductores, cámaras fijas de control
de velocidad y pasarelas peatonales,
y se ha puesto en marcha la campaña de
sensibilización pública, “Testigo de Choques”,
lo que ha permitido reducir un 29% las
defunciones por el tránsito vial en tres
años. También se usan los medios sociales
para denunciar cualquier comportamiento de
manejo imprudente.

 

Diseño de las vías:

  •  Separar a los peatones de otros tipos de tráfico por medio de aceras, cruces peatonales elevados, pasarelas, pasajes subterráneos, arcenes medios y medianas levantadas;
  • Reducir la velocidad de los vehículos con medidas de moderación de la velocidad de circulación en tránsito, como badenes, bandas rugosas, tramos sinuosos y otras medidas de reducción del ancho de la vía;
  • Mejorar el alumbrado de las vías, incluidos los cruces peatonales;
  • Eliminar los obstáculos que bloquean la línea de visión entre los peatones y los conductores de vehículos, los motociclistas y los ciclistas, incluidos los automóviles estacionados;
  • Crear zonas exclusivas para los peatones en el centro de la ciudad mediante la restricción del acceso vehicular;
  • Mejorar el diseño de las rutas de tránsito masivo;
  • Aplicar soluciones de infraestructura para mejorar la seguridad de los escolares en sus desplazamientos hacia y desde la escuela.

En Nueva Delhi, India, las muertes de
peatones representan entre 45% y 51% de
todas las defunciones por el tránsito. En el
2006, el ayuntamiento puso en práctica un
sistema de autobuses de tránsito rápido
de 5.8 km de longitud, en cuyo diseño se
integraron medidas como cruces elevados
de cinco metros de ancho, bandas rugosas,
señales de tránsito automáticas, áreas de
retención para los peatones y vendedores
callejeros en las intersecciones y una cerca
de un metro de alto a lo largo de la ruta de los
autobuses. Las directrices y normas de diseño
de las nuevas rutas tienen en
cuenta las
necesidades de seguridad de los peatones.

 

Planificación del uso de la tierra:

 

  • Diseñar o rediseñar las ciudades de manera que los hogares, los lugares de trabajo, las escuelas, las tiendas y otros establecimientos estén más cerca entre sí.
  • Conseguir que la planificación del uso de la tierra proporcione facilidades y servicios seguros y continuos para los peatones.

El municipio de Freiburg, en Alemania, ha
bajado el límite de velocidad a 30 km/h en
90% de sus calles. El promulgar y hacer
cumplir un límite único de velocidad en toda
una zona geográfica probablemente sea
más eficaz que tener límites de velocidad
variados que podrían hacer que un conductor
encuentre tres o cuatro límites de velocidad
diferentes en un solo desplazamiento. Se han
usado otros elementos en el diseño, como
medidas de moderación de la velocidad de
circulación y filas de árboles colocados entre
las calzadas y las aceras. Esta estrategia ha
tenido como efecto que 24% de los traslados
diarios se hagan a pie, 28% en bicicleta, 20%
en transporte público y 28% en automóvil.

 

Diseño de los vehículos:

 

  •  Formular y hacer cumplir las normas de diseño de vehículos para la protección de los peatones;
  •  Divulgar información entre los consumidores sobre la seguridad peatonal por marca y modelo del automóvil, por ejemplo, a través de programas de evaluación de nuevos vehículos, para ayudar a generar una mayor demanda de seguridad por parte del público.

 

Atención traumatológica:

 

  • Organizar o ampliar y mejorar los sistemas de atención traumatológica para garantizar el tratamiento rápido de aquellos que sufran traumatismos potencialmente mortales mediante, por ejemplo, mejores servicios de ambulancia o números de teléfono de urgencia en toda la nación;
  • Contar con servicios de rehabilitación oportunos e integrales.

 

 

Conclusiones


La seguridad peatonal es una responsabilidad compartida. Todos los usuarios de las vías públicas tienen un papel que desempeñar para proteger mejor a los peatones y hacer del mundo un lugar seguro para caminar, incluidos los propios peatones. Sin embargo, son los gobiernos y sus asociados quienes están en mejor posición de llamar la atención sobre las necesidades específicas de los peatones, promulgar y hacer cumplir leyes y normas para su protección y diseñar y construir entornos que contribuyan a prevenir la muerte y las lesiones de peatones y promuevan el andar a pie. Los grupos que abogan por la seguridad en las vías públicas también pueden desempeñar una función importante en el fomento de condiciones que favorezcan la seguridad al caminar, como alentar al público a que exija una mayor seguridad peatonal, medidas de
movilización, sobre todo a nivel local, y la defensa del derecho a la seguridad para todos los usuarios de las vías públicas, incluidos los niños, los adultos mayores y las personas con discapacidad, quienes figuran entre los peatones más vulnerables. Existen intervenciones eficaces para proteger mejor a los peatones, y su ejecución pasa por un enfoque integral centrado en una combinación de ingeniería, observancia y educación. Tales acciones contribuirán a formar una cultura de seguridad, a hacer del caminar una actividad segura y, en
último término, a salvar las vidas de peatones.

Con el correr de los años, los Países Bajos ha avanzado a grandes pasos para reducir las muertes y las lesiones de peatones en lasvías de esa nación. Medidas relativas al diseño de las carreteras, como la demarcación de zonas de 30 km/h y cruces uniformes elevados y muy visibles, o prácticas relacionadas con la fabricación misma de los vehículos, como automóviles cuya parte delantera se fabrica con los peatones en mente, y programas de información y educación sobre medidas conductuales, como el manejar en estado de ebriedad y el exceso de velocidad, son todas acciones que han aumentado la seguridad de los peatones.

Una atención especial a las necesidades específicas de los niños y los adultos mayores también ha contribuido a disminuir las muertes y las lesiones de viandantes. Con el patrocinio del gobierno, los ciudadanos de los Países Bajos han aceptado y apoyado la noción de una cultura de seguridad, y este progreso en la protección de las vidas de los peatones es prueba de un énfasis general en la seguridad en toda la sociedad.

 

 

Documentos relacionados


Seguridad peatonal: un manual de seguridad vial para decisores y professionales (2013)
Informe mundial sobre la situación de la seguridad vial 2013 (2013)
Uso del celular al volante: un problema creciente de distracción del conductor (2011)
Sistema de datos: manual de seguridad vial para decisores y profesionales (2009)
Control de la velocidad: manual de seguridad vial para decisores y profesionales (2008) (Ing.)
Beber y conducir: manual de seguridad vial para decisores y profesionales (2007)
Los jóvenes y la seguridad vial (2007) (Ing.)
Informe mundial sobre prevención de los traumatismos causados por el tránsito (2004)

 

Fuente:

www.who.int/violence_injury_prevention/publications/road_traffic