Progresistas - Margarita Stolbizer

Email recibido el 05-08-15

SEGURIDAD VIAL

HACIA UN MODELO ALTERNATIVO DE TRANSPORTE

1. Lograr un diagnóstico con estadísticas confiables, ya que los datos del Observatorio de Seguridad Vial distan de los estudios privados.

2. Se fortalecerán los programas de educación vial para desarrollar la concientización ciudadana.

3. Se promoverá una reforma judicial para obtener una justicia independiente, imparcial y de calidad, para garantiza el estado de derecho en las causas de tránsito.

4. Se promoverá un modelo alternativo de transporte que mejorará la calidad de la red de transporte vial a su vez que la descongestionará, con la promoción de uso de vías alternativas, en particular aquellas vinculadas al transporte de cargas. La red de carreteras presenta bajo porcentaje de auto-vías y autopistas, y una alta proporción de rutas con mantenimiento insuficiente. Esta insuficiente capacidad vial genera congestión e inseguridad vial.

Modelo alternativo de transporte

La inversión promedio anual en infraestructura es insuficiente a largo plazo, no supera el 3% del PBI. La destinada a transporte, del 1,2%, no permitió mantener su integridad ni actualizar la red circulatoria y el equipamiento del sistema. Mientras que el financiamiento público fue insuficiente, la participación del sector privado, vía concesiones o privatizaciones, disminuyó sensiblemente.

La red vial del país, que a fines de 2012 registraba 230.000 km. La red nacional, de 40.000 km, está pavimentada en 90%, mientras que la red provincial, de 190.000 km, solo un 21%, mientras aún es de tierra casi el 50%. En los últimos 13 años se pavimentaron 5.200 km, un ritmo absolutamente insuficiente para mejorar esta situación crítica. La red vial transporta más del 90% de pasajeros interurbanos y alrededor del 90% de la carga total (exportaciones, importaciones e interna).

En cambio, las vías alternativas de transporte de cargas no fue desarrollada, generando una sobrecarga en la deficiente red vial. La red ferroviaria es de 30.000 km. Están activas solo el 65%, con una baja en la inversión y gastos para su adecuado mantenimiento. El transporte por agua participa solo con el 1,5% de la carga total. En la Hidrovía Paraná-Paraguay son movilizadas 15 millones de toneladas por 2.000 barcazas, de las cuales solo el 5% son de bandera argentina. La marina mercante del país está en el ocaso de su actividad.

Ejes

1. Promoveremos una modificación sustancial de la oferta de modos de transporte y una consecuente transformación de la infraestructura disponible.

2. Recuperaremos la gestión sectorial unificada. En la actualidad se encuentra fragmentada, con dependencia de diferentes ministerios. Se deberá organizar administrativamente en una estructura única de conducción, dotándola de la suficiente capacidad técnica y administrativa, de modo que los integrantes, del sector publico central y el o los organismos descentralizados, puedan llevar a cabo la planificación sectorial que deberá proponer la nueva red y su implementación correspondiente.

3. Aumentaremos la inversión en transporte.

4. Controlaremos eficientemente los costos y tarifas de transporte. Dados los rasgos  de monopolio natural propio de diversos componentes del sector, se exigirá el conocimiento de las modalidades de operación de los servicios y de su  regulación de la oferta, a fin de poder contar con cálculos de costos y poder determinar  una política tarifaria que contemple las exigencias de la producción de transporte y las derivadas del carácter social del mismo.

5. Desarrollaremos una nueva política de financiamiento, que satisfaga las exigencias del aumento de la capitalización sectorial mediante los aportes del presupuesto público, el ingreso tarifario y el crédito público y privado.

Para los primeros 100 días, proponemos:

Órgano de conducción. Introducción de modificaciones profundas de la gestión pública del transporte a fin de viabilizar las medidas identificadas para  la conducción integrada del sector, abarcando a los modos ferroviario, carretero, fluvio-marítimo y aéreo.

Planificación sectorial. Adopción de la planificación sectorial a nivel nacional en coordinación con los estados provinciales a los efectos de guiar el accionar público y privado para alcanzar los objetivos y metas propias del sector: demanda, oferta, conformación modal, inversiones, financiamiento y coordinación de las medidas de política. Se brindará especial atención a la posibilidad de recuperación de la actividad industrial proveedora de maquinaria, equipos e instalaciones.

Prestación y mantenimiento del servicio de transporte, tarifas. Mejoramiento de la prestación del servicio público de transporte, encarando la implementación de medidas dirigidas a aumentar:

a) la frecuencia y regularidad de la prestación

b) la revisión del sistema tarifario, particularmente en aquellos servicios que atienden a sectores sociales de bajos ingresos

c) continuación de las obras de infraestructura en curso

d) cumplimiento de los cronogramas y provisión de fondos presupuestarios ya asignados y el financiamiento crediticio requerido

e) estimación de costos operativos y/o constructivos para fijar niveles de tarifas adecuadas y compatibilizadas con los subsidios existentes y a reestructurar

f) relevamiento y evaluación de lo atinente a las empresas públicas: funcionamiento, dotación de capital y personal, capacidad para operar en las condiciones existentes y determinar el curso de acción requerido para encarar las acciones del largo plazo;

g) control y regulación de las actividades concesionadas y de la producción del servicio por las empresas del sector privado.

En el mediano plazo, nos comprometemos a:

Dimensionamiento de la infraestructura de transporte y de los modos prestatarios del servicio (terrestre: carretero y ferroviario; aéreo y fluvio-marítimo), como políticas de estado dinamizadoras de las economías regionales, optimizadoras de la conectividad y la seguridad. Se pondrá en consideración la mejora del medio ambiente, en la actualidad altamente contaminado por el gran consumo de combustibles, dada la elevada participación del automotor.

Ampliación y mejoramiento de la infraestructura logística necesaria para canalizar los requerimientos de la producción y el comercio interior o exterior adecuado a los destinos internos o externos (Mercosur ampliado, países del este de Asia, entre otros). Mejora de accesos a puertos, a complejos ferroportuarios, complejos industriales,  mantenimiento de canales navegables, en especial la Hidrovía Paraná-Paraguay.

Desarrollo de un programa federal que impulse la mejora progresiva de la red de carreteras troncales pavimentadas y de interconectividad de carreteras provinciales, como optimización del aprovechamiento del sistema nacional. Priorización de la pavimentación de accesos a pueblos y localizaciones productivas, en aquellas trazas que conectan las ciudades principales y/o aquellas que están vinculadas a la producción, en los casos que se justifique, previa evaluación, se analizará la construcción de autopistas.

Mejora y ampliación de la infraestructura ferroviaria en vías troncales, incorporación de material tractivo y remolcado, perfeccionando los sistemas de gestión y control del servicio, atendiendo a los nuevos flujos de carga, generados a partir de la estructura productiva doméstica y de exportación proyectada y en corredores interurbanos con demanda suficiente para el transporte de pasajeros.

Evaluación las prioridades respectivas y dimensionamiento de la provisión del financiamiento requerido dado los niveles elevados de inversión. Tener en consideración los alcances y objetivos de la reciente Ley 27132, referida a política de reactivación de los ferrocarriles y proyectos en ejecución, así como tomar decisión respecto de las líneas actualmente concesionadas.

Desarrollo de políticas en materia de transporte automotor de pasajeros y cargas a nivel nacional o interprovincial. Reorganización de aspectos institucionales, regulatorios y de oferta de servicios, con aplicación de tarifas, cuando correspondan, que permitan recompensar costos operativos. Se recurrirá a subsidios a la demanda cuando la situación así lo determine.

Impulso a nivel nacional de convenios relativos a la programación, regulación y fiscalización de los servicios públicos de pasajeros y/o de transporte de carga, que sean de coordinación con provincias o necesarios a nivel regional.

Se analizará la modalidad y revaluación de fondos específicos y asignaciones por fideicomisos. Igualmente se evaluara lo referido a la aplicación del peaje y su vinculación con la inversión, a la luz del principio riesgo-beneficio privado y la experiencia a partir de su aplicación después de los noventa.

Impulso a una utilización más amplia del transporte por agua, con sus necesidades de vías navegables con calado suficiente, que prevea además acceso a puertos, así como habilitación de nuevos puertos, alguno de aguas profundas que posibilite agilizar el comercio exterior creciente en granos y derivados y de contenedores en importación.

Desarrollo de las obras de accesos ferroviarios y viales a puertos y de aquellas que permitan la permanencia de la navegabilidad, particularmente la Hidrovía del Paraná-Paraguay, así como de los cursos de agua interiores, no solo por la gran diferencia de costos (transporte ferroviario y por camión), sino también por la gran reducción de daños ambientales.